19 octubre, 2011

Ep. 12: Españoles y ex-pañoles (Vente pa’ Britania, Pepe)

Compartir

Existe un síndrome que nos hace creer que todo en el extranjero es mejor que en Yecla España. Podríamos llamarlo el síndrome “Vente a Alemania, Pepe” y podríamos echarle la culpa a fenómenos como “Españoles en el mundo” (y sus versiones), donde siempre salen los emigrantes a los que la vida les va bien, viven en casas con jardín, tienen niños rubios y un perro. Quizás algún día se les ocurra hacer un “Españoles jodidos por el mundo”. Ahí hay material.

En Londres la situación laboral es bastante distinta a la de España (ya de Yecla ni hablamos...). A pesar de que aquí tampoco atan los dogs con longanizas, seguimos llegando españoles (y yeclanos). Londres es la marca blanca de la emigración joven española: está cerca, se habla un idioma más o menos accesible y se mueve mucho dinero. Mucho. Incluso hay páginas de Facebook sobre la “Gente que se ralla y se va a vivir a Londres”. Nos tienen calaos.


Aunque aquí, a su manera, también están en “crisis”, cuando te pones a buscar trabajo al menos encuentras ofertas. Ofertas serias. No como esa vez que tuve una “entrevista” en Yecla y resultó ser de esa organización-piramidal / secta / compañía-de-comedia llamada Herbanosequé. Disfruté de un bonito espectáculo de humor no intencionado rodeado de ecuatorianas compinchadas que aplaudían y reían chistes sin gracia, presentaciones de Power Point con faltas de ortografía y otros yeclanos que lo flipaban como yo. Eché una tarde curiosa, pero allí trabajo no había. Comedia, sí.

Y seguimos llegando españoles a Londres. Cada Spaniard que viene (o que vino o que vendrá) aterriza con su historia y sus circunstancias. Los que vienen para poco o mucho tiempo, los que aguantan lo que le echen y los que se vuelven a la mínima. Currantes, estudiantes, licenciados, aupairs aburridas, becarios... en busca de trabajo, experiencias, aventuras... Los que preguntan en Forolondres y van los jueves al Chandos, los que hacen botelleo español los sábados en el callejón de Piccadilly, los que repudian todo lo español-en-Londres, y aquellos otros que van por libre. Lo único que verdaderamente nos une a todos “los de aquí” es nuestro DNI y un montón de topicazos que desmontar (o no). Eso y lo mismo que une a todos los emigrantes, sean de donde sean y vayan a donde vayan: una ilusión como punto de partida y un final que no se conoce hasta que no llega. Si es que llega.


A mi mi lo que me ha llegado es el final de la beca. Parece mentira que ya hayan pasado seis meses. Y que la DECISIÓN haya llegado. Por ahora me quedo. Pese a estar hasta las pelotas de tanto esquiusmi y tanto sorry. Y de tanto papeleo que conlleva el “quedarse por ahora”: abrir una cuenta en el banco, pedir el National Insurance Number, registrarme como español residente temporalmente en el extranjero, votar por correo, firmar un contrato de trabajo... Con cada paso adelante, me veo un poco más lejos de casa. Y me agobia y me asusta. Porque quiero volver, quiero seguir siendo más de allí que de aquí. Por ahora ser otro de tantos españoles en Londres, pero no otro londinense ex-pañol. No quiero acabar apareciendo dentro de 10 años en “Españoles en el mundo” rodeado de niños rubios y un perro. Y menos que me lleven al “Diario de Patricia” del 2023 como sorpresa a alguien de mi familia. Y nos abracemos y lloremos frente a “Patricia 2”. Y moqueemos mucho con música sentimentaloide de fondo. Da miedo hasta pensarlo. Déjate.





7 comentarios:

Myu dijo...

Está claro que no todo es mejor en el extranjero. El problema es que si te vas consigues unas cosas pero pierdes otras, y si te quedas igual. No se puede tener todo. Y la cuestión es no estar conformes xD.

Que por ahora te quedes es muy bueno! Congratulations! Y no te ralles, lo que tenga que venir vendrá, y será para bien.

Pascual V. Díaz dijo...

Gracias guapa.

Es lo que se llama "capital social" (amigos, familia, pueblo...). Pero es lo que toca.

Aperitivos musicales dijo...

Pues yo, sin conocerle más que por este blog, celebro que se quede en Londres. Si bien es verdad que algunas cosas se habrán quedado en Yecla, tambien es cierto que salir es una ventaja si uno aprovecha para hacer lo que nunca hubiera podido hacer en Yecla.

Yo celebro estos días mis treinta años desde que salí de Yecla para estudiar en Madrid, que entonces estaba tan lejos como Londres ahora. Dejé una novia que al final me dejó, unos padres con los que empecé a llevarme de maravilla (milagros de la distancia) y tuve muchas cosas hechas pero me costó arrancar. Hice amigos, hice conocidos que creía amigos y me marché de Madrid muchos años despues para empezar en Holanda. Y despues lo mismo para empezar en Toulouse, donde estoy ahora... No me he arrepentido nunca de aquel paso, sobre todo porque... cuando me ha faltado algo o alguien he hecho un hueco y he visitado Yecla. Ya casi no voy, pero si no me quedase algo dentro de lo que viví en Yecla, entre otras cosas no estaría escribiendo en este blog.

Mucha suerte y no te desanimes.

Pascual V. Díaz dijo...

De nuevo, muchas gracias.

La verdad es que conociendo su "historia de vida", muchas de las cosas (casi todas) que escribo aqui le pareceran chorradas.

Lo jodido es que no tenemos una "hoja de ruta" que nos indique hacia donde nos lleva cada decision, los caminos que se abren y los que se cierran. Estariamos mas tranquilos, pero supongo que todo seria mas aburrido.

Aperitivos musicales dijo...

Pascual, lo que cuentas no me parecen chorradas. Yo tengo un buen trabajo y la vida materialmente resuelta, pero en lo demás las dudas siguen siempre ahí ante cada decisión. Con los años he aprendido sobre todo dos cosas: una es que conforme pasa el tiempo uno está cada vez más solo para tomar decisiones. La otra cosa es que el ejercicio de mirar atrás y pensar "que hubiera ocurrido si" es un ejercicio inútil, ya que lo único que sirve es poner remedio a lo que lo tiene y aprender a vivir con lo que no tiene remedio.

Anónimo dijo...

cuanta razon,a mi lo españoles por el mundo me hace vomitar,claro que alomejor tambien lo hacen para motivar y mostrarte que tambien te puede ir bien..pero yo llamaria al programa mejor ESPAÑOLES CON ESTUDIOS SUPERIORES por el mundo,porque sino ya puedes hacerte a la idea de que tu estancia no sera como se muestra en la tele..

Pascual V. Díaz dijo...

Pues sí anónimo. Pero aunque parezca que los que tenemos estudios superiores llegamos y besamos el santo. La mayoría de españoles que conozco aquí los tienen y están trabajando en el sector servicios, no en “lo suyo”.