13 septiembre, 2011

Ep. 10: Lo llaman mes de agosto y no lo es (raro, raro raro)

Compartir

A partir de los “veintialgo” te das cuenta de algunas cosas sobre la vida. Una de ellas es que cada año que pasa es igual que el anterior, parte de “un ciclo sin fin” que lo envuelve tooodo en el que siempre pasan casi las mismas cosas y en el mismo orden. Navidad-Carnaval-SemanaSanta-SanIsidro-Verano-LaFeria-LaVirgen-y-Navidadotravez. Una dinámica en la que cada año parece solo una longaniza más. Una detras de otra. Por eso para un yeclano, acostumbrado a los agostos made in Yecla, este mes ha sido muy diferente. Extraño. Raro, raro, raro...

La misma noche que llegué de las vacaciones en Yecla, unos cuantos amigos quedaron para salir en pandi por las calles de Londres. No iban de botelleo ni nada de eso. Quedaron para romper escaparates, robar productos tecnológicos y quemar algún comercio de paso. Revueltas las llamaron. En Yecla quedan en la puerta de ”Chuches”. Aqui te montan un platano que casi interviene el ejercito.

via Joanne Casey Blog

Frío, lluvia, sapos y culebras... casi el único calor de este agosto han sido los incendios de las London riots. Llega un punto en el que te planteas si cuando cogiste el avión te moviste por el espacio-tiempo y has aterrizado en pleno diciembre. Y mira que para luchar contra “este agosto” intentas hacer cosas veraniegas. Te pones manga corta (festival del pezón duro), vas en chanclas a lo guiri, te compras un helao... Aunque nunca encuentras las “capacicas” de “La Ibense” y sus sabores-tendencia de este 2011, aquí puedes disfrutar de heladerías-sado-maso que a veces venden helado de leche materna. Con lo que nos gusta chupar de una teta...


Y la ciudad (aunque parezca mentira) se vacía un poco. Aunque se llena de miles de millones miles de turistas españoles e italianos (o es que son los que más ruido hacen...). Y sales de fiesta y hay menos gente. Y de vez en cuando suelen pinchar un Aserejé o una Macarena. Y en esos momentos te llevas la mano al corazón y con el pecho henchido, te sientes orgulloso de ser español. 

Al menos aquí estamos a salvo de las insufribles “canciones del verano”, los Furbys de la música: al principio te divierten pero al cabo de un mes (en la feria) se convierten en una pesadilla. En mi semana en Yecla pude descubrir las de este año. Mis doce puntos (twelve points) van para “la del tanga” (click para "escuchar"). Queda demostrado que tras el #15M han vuelto las canciones con mensaje. Han vuelto los cantautores. 



Y en este agosto “raro” tienen hasta carnaval, el de Notting Hill. Una celebración muy racial, muy al límite (como todo aquí), en la que miles de descendientes de inmigrantes afroamericanos “re-conquistan” el barrio que una vez fue suyo y que ahora es de los más “pijos” de Londres. Los vecinos de allí están hasta el gorro. Todos los demas, no. Es comprensible. Estuvimos bailando bajo la lluvia en uno de los soundsystems (DJs en la calle) y llegó un punto en que aquello parecía una delegación del Proyecto Hombre. Y mientras tanto en Yecla subiendo a la Virgen... Y pese a estos contrastes el mundo sigue girando. Qué cosas...


Y ya es septiembre y ya se ha ido otro verano. Un agosto fuera de lo estandares yeclanos. Raro, distinto, pero no por ello malo. Un verano... con un punto diferente. Ostras... ¿de qué me suena eso...?

2 comentarios:

Alatriste dijo...

Como siempre muy a la altura XD
Da gusto que al volver de vacaciones haya algunas cosas que nos recuerden que lo mejor es tomárselo todo con humor :)

Pascual V. Díaz dijo...

"A la altura", lo malo es que la altura no es muy alta... jaja

Gracias!